lunes, 25 de mayo de 2009

Somos (A Lola)


Somos dos planetas orbitandonos mutuamente, somos dos hojas arrastradas por el viento y nos arremolinamos alegremente en alguna vereda, somos pequeñas ramas que el agua lleva hasta alguna orilla, somos el agua y la espuma que rompe contra las piedras, somos noche, somos gotas de lluvia cayendo sobre la tierra... Somos una simple historia en la infinita trama del tiempo, somos dos pasados condensados en un presente, somos dos viajeros que comparten el camino, somos dos niños jugando a ser grandes...

Pero por sobre todo

SOMOS

el uno con el otro,

juntos.

jueves, 21 de mayo de 2009

Acuario


Tu mirada es cristalina, tal vez ese dejo de bondad en cada pestañeo, o tal vez la certeza de cada uno de tus movimientos, ese paso seguro, felino, tu timidez a flor de piel que esconde un alma inquisitiva que desea experimentar, tu curiosidad franca y tu franqueza, tu sensualidad magnética, la niña que se esconde en ti y se resiste a crecer, tu prolijidad en cada acto, tu empeño en satisfacerme, esa fidelidad que demuestras a tus amigos, tu figura, tu amor por mi... Resulta la mixtura, la suma de todo eso una fuerza de atracción que impide cualquier esfuerzo por alejarse, entonces no puedo dejar de observarte, como el lobo que observa la superficie del agua, sin comprender eso que lo obnubila, no puedo dejar de mirarte, y creo que nunca podré dejar de amarte. 

Acuario, yo estoy aquí, siempre a un palmo de ti.


martes, 19 de mayo de 2009

La bestia


Es de noche, y escucho el tintinéo de las cadenas. Las arrastra un tramo, se detiene y juega con ellas, a veces creo... No, no, estoy seguro de que pretende que la libere. Habita en lo profundo, se mueve en la oscuridad, en el espacio que encuentra entre mis pensamientos. Me asalta en sueños y hasta a veces ha conseguido respirar, incluso, momentos después que despierto. Su juego es la tortura es hacerme ver lo que no debo y alterar así el orden de mis ideas. Me distrae, atenta en perjuicio del equilibrio que mantengo en la vida. Susurra en la penumbra, siséa desde mi espalda apoyando su asquerosa mano en mi hombro. Sé que sonríe, huelo su aliento fétido, y es como si viera su sonrisa demente bajo sus cuencas vacías. Me muestra en pantalla gigante las más sabrosas escenas, me gusta lo que veo y aun así resisto. Huyo a mis recuerdos, sumo todos mis buenos momentos. Entonces giro y miro a esa bestia a los ojos vacíos y sonrío, soy fuerte, entonces comprendo que la lucha nunca es lucha hasta que se entra en combate, comprendo que estoy frente a uno de esos momentos que terminan por definir lo que somos, y lo defino, y elijo porque sé quien soy y juego con ventaja.

"Mi nombre es Legión, porque somos muchos"...

Mínima


¿Qué es la eternidad sino el breve y maravilloso momento en que te veo dispuesta al juego?

¿Qué es el momento sino ese instante infinito en que me permites buscarte bajo la seda y el hilo?. 

¿Qué es el infinito sino la convulsión única de nuestros cuerpos fundidos por el calor de nuestras almas en celo?

¿Quien eres tú, quién soy yo, si fundidos somos una contracción del universo, una singularidad en la fina trama del tiempo, si al fin y al cabo, ya somos lo mismo?

jueves, 14 de mayo de 2009

Charla cachonda


-- ¿Por qué te gusta hacerme la cola y no me dejás acariciar la tuya?  
-- Tiene que ver con lo que soy y como me siento, pero sabes que te dejo acariciar todo mi cuerpo, incluyendo mi propia cola.
-- Lo sé, pero hay hombres que gozan siendo penetrados, aunque sea con el dedo, o que besen su agujerito, o les jueguen con la lengua, como si fuese su "chochi".  
-- Cuando yo te penetro analmente, te domino, te someto, ese es mi gozo, te transformo por un momento en una esclava, en mi perra, y gozo con tu gozo de sentirte mi presa.  
-- Me preguntaba si tal vez te gustaba y no lo decías.
-- No, mi bella, siempre te digo lo que siento, lo que me gusta y lo que me gustaría. No te oculto nada que te pueda dar placer, incluso si fuese sea a través del mio.
-- Entonces solo caricias en tu cola.
-- Así es, y sé tambien que te excita no poder hacer más, esperando que yo alguna vez te lo permita.
-- Si, mi amor, cuando te chupo esa verga gruesa que me llena la boca no puedo evitar tentarme y penetrarte dulcemente con un dedito, y cuando te chupo los huevitos, mi lengua a veces quiere seguir de largo. Se me hace agua la boca pensando en ese momento.
-- Soy tu macho dominante el jefe de la jauría, y por el momento no estoy domado sino que domino, tal vez si tientas al destino de esta bestia puedas llevarla a cierta mansedumbre. Y entonces tal vez te permita dominarme un poco, pero solo un poco.
-- Me calentás de una manera en la que siento el fuego en la piel. Estoy empapada de solo pensar en que me llenás con tu verga, que me dominás, ser sometida, libre de toda conciencia y atadura moral. Y que de premio alguna vez me permitas penetrarte esa cola, lamerla como si fuese una chochi. 

-- Si deseas una chochi, sabes que tienes mi permiso, pero ahora, mi belleza, ponte en pose y prepárate a ser penetrada, porque voy a hacerlo hasta que tu alma grite pidiendo piedad.

-- Mmmmm... msiii... Cogéme hasta el alma ahhhhhh.

-- MMMMmmm... Ahhhh...

-- MMMMMMmmmm... Siiii, asssssiii, suavecito y profundo... Assssssiii.


Lobo


Observo la pradera blanca de nieve. El aire trae a mi el aroma del mundo. Observo las criaturas que me rodean se mueven sigilosas para que no las vea, pero están allí, las siento. Huelo tu perfume que se hace imagen en mi mente, permanezco atento, excitado. Pronto caerá la noche pero esta noche no hará frío ni habrá nieve. Esta noche cuando salga la luna daré un breve rodeo, y algo en mí anuncia ese precioso momento. Podría ir hacia ti convertido en lobo para beberte en la noche y romper por un instante este mórbido hechizo. Y tal como dos serpientes, reptándonos y enroscándonos, o como dos lobos jugando, montando, verían los demás bajo la luz de la luna, los cuerpos sedosos de un hombre y una mujer en celo, extrayéndole al placer hasta su última gota.

Y sin embargo permanezco aquí, observando la pradera blanca de nieve.


miércoles, 13 de mayo de 2009

No title


Mujer, te notaba fastidiosa. Te miré a los ojos de una forma decidida, como miro yo cuando pretendo entrar dentro de alguien, como te gusta que te mire, como te gusta que te penetre sin tocarte. Te estremeciste, pero no podías apartar tu vista de la mía. Te pregunté a que se debía tu ánimo y te llamaste fea. Comenzaste con tu periódica lista de imperfecciones, algunas estrías, algo de celulitis y algun que otro rollito. Yo no aparté mi verde mirada de tus ojos color caramelo, porque soy ciego a esas minucias, esos minúsculos detalles que terminan por ser inexistentes en el mapa de tu cuerpo. El que deseo eternamente con fuego imperecedero.

Señalé mi pancita, algo abultada, huella de un presente relajado, de buen beber y buen comer, testigo muda de mis ausencias al gimnasio, te mostré mis cicatrices, legado de una adolescencia no muy tranquila, mis manos que aún muestran vestigios de la aspereza del trabajo, y sin embargo seguiste allí.

Olvidas que la belleza y el valor de una pintura no están en el lienzo ni en su textura y que el marmol es bello y terso pero nunca dejará de ser frió e inerte.

Mujer, tienes tanto y lo valoras tan poco.

¿No te das cuenta que a través de tu carne, es tu alma la que cada noche devora este lobo?

martes, 12 de mayo de 2009

Anhelo


El aire de la noche trae a mí tu aroma, prueba certera de tu indubitable presencia.
Sé que estás ahí,  porque me has soñado, porque cada noche me escurro furtivo desde tus dedos mojados a la tibia inmensidad de tu sexo.
Sin conocerme sabes quien soy, porque habito en las sombras de tu habitación, esas que miras antes de llamarme.
Me has puesto mil y un nombres sin cambiar en nada el efecto de mi presencia.
Soy carne y soy alma, que te trae, que te lleva.
Soy cada pensamiento que yace bajo tu almohada.
Y aunque nunca has visto mi rostro me has dibujado en tus pechos, sobre tu ombligo.
Soy a quien esperas ver cuando abrazas la noche, cuando mordiendote un labio te llenas de deseo.

Estoy aquí, lo sabes, porque aunque no me busques me encuentras.

Porque el aire de la noche lleva a ti mi aroma, prueba certera de mi indubitable presencia.

lunes, 11 de mayo de 2009

Vestigios de amantes

El avión no dejaba de sacudirse. Recuerdo que tuvo que descender a 900 metros por las turbulencias, mientras esa sensación tan fea fruto de la presurización me aturdía. Me miraste asustada, y casi sin querer tomaste mi mano. Me sorprendió. Tanto tiempo juntos trabajando en la oficina, y nunca te había tenido cerca. En un primer momento, cuando me encomendaron el viaje, junto a vos y otras dos compañeras pensaba en lo aburrido que sería, pero claro, era yo demasiado joven para ver más allá. Incluso cuando llegamos al hotel y nos preguntaron si era una habitación o dos las que ocuparíamos, instintivamente nos miramos. Recuerdo la primera cena a tantos cientos de kilómetros de nuestros hogares. Indudablemente la distancia había hecho algo en nosotros. Nunca habíamos compartido nada más que la certeza de nuestras diferencias, yo pedí un Merlot y vos un Chardonnay Blanc, hasta en eso, pescado o pastas, todos nuestros gustos eran diferentes. Igualmente cuando después de la ducha me recosté en la cama a pensar en el día siguiente, no me llamó la atención que llamaras a mi puerta, gustoso te dejé entrar vestida con tus pijamas blancos con pequeñas flores rosas. Me tenías contra las cuerdas, y yo pensando en el después. Me dijiste que tenías miedo de estar sola en tu cuarto, que te sentías más segura conmigo. Sorprendido, estupidamente te pregunté si querías ver la TV. Qué ingenuo fuí. Apenas tocaste la otra cama del cuarto comenzamos a hablar, y media hora más tarde estabas sobre mi.

Desde esa noche, cada tarde libre y cada noche después de cenar fue un ir y venir furtivo por los pasillos alfombrados de aquel hotel. Quitarte los jeans, levantarte la falda y besar tu escote, saborearte, recorrerte, penetrarte de mil formas, permitir que me bebas, que me toques, beberte, en la cama, en la alfombra, en la ducha y hasta en el auto que habíamos alquilado.

Al regreso, en el avión, de nuevo me tomaste la mano, nos miramos y sin decirnos adiós nos despedimos para ser de nuevo dos amables desconocidos con sutiles vestigios de amantes.

domingo, 10 de mayo de 2009

Lapsus de domingo


Si yo fuera Dios no te daría todo, pero te regalaría el tiempo.

Fuga


Pirimer amor, ese que de pichón me partió el alma. Ese que deja un enamoramiento eterno, una cuenta pendiente, porque nunca me animé a decirle lo que sentía.

Su rostro era tan rosado como hace ya más de un cuarto de siglo, recuerdo haberla soñado con su camisa de algodón de pequeños cuadros rosados y blancos. Nuria me miraba en silencio con esos ojos celeste cielo, tímida, como siempre. ¿Cuantos años hace? Me cuesta sacar la cuenta. Mi mente se ha fugado a un remoto tiempo de feliz e inocente ignorancia, 4º o 5º grado, donde todo era juego. Me pregunto dónde estará, sé que se había mudado hace ya tanto tiempo, recuerdo que eran tres hermanas, Raquel, Nuria y la más pequeña que no recuerdo. Demasiadas cosas han ocultado esos recuerdos como para que quede limpio algo más que algunas imágenes sueltas. La escuela, la calle Portela, el Cub, y definitivamente su rostro marfilino.

Pero vuelvo inexorablemente al presente, sabiendo que la mente es de poner etiquetas, y sonrío en silencio porque mi mente ha puesto a esa etapa tan feliz de mi vida, el rostro de ella. Vaya fuga, vaya tiempos... Por Dios, cuantos recuerdos.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Breve: Trios e intercambios


-- Me gustaría probar nuevas cosas en el sexo, y le dije a mi esposa si le parecía bien.-- ¿Y que te dijo?-- Me preguntó qué era lo que quería probar, y le dije que con ella y otra chica.-- ¿Y?-- Me dijo que con otra chica no tenía tanto problema, pero que no quería hablarlo en ese momento.-- Bueno, bien, por lo menos no te cerró la puerta.-- No, pero ahora es como si evadiera el tema.-- Dale tiempo, no es algo muy fácil de masticar, pensá que a uno le meten tanta estructura en la cabeza, que algunos cambios requieren tiempo para ser aceptados, incluso por uno mismo.-- Ya sé, pero si no lo hago con ella lo voy a hacer afuera.-- No me parece para nada bien, ojo, cada cual sabe lo que hace, pero, en principio, a lo que querés llegar con ella debe surgir como evolución de la sexualidad de la pareja y no por vos o por ella...¿Y si ella te dijera que quiere hacer un trío con vos y otro hombre qué le dirías?-- Mmmm, no me excita, creo que no estoy listo para eso.-- Entonces ella es la que aunque no haya preguntado, tiene la puerta más cerrada, y en todo caso, siguiendo la misma línea de pensamiento tuya, debería irse por ahí a buscar un par de acompañantes.-- La mato.-- Mejor tenele paciencia, y tenéte paciencia vos, y por sobre todo, hablen del tema, porque así vas derecho a un problema.Este diálogo, que con ligeras variaciones he tenido en más de una oportunidad con más de un amigo, me ha venido molestando desde hace un tiempo. La pareja es una construcción, tal vez la más compleja e importante que se nos presente, porque es base de la familia que a la corta o a la larga queremos formar. La pareja se construye desde otro lugar, no desde el sexo, aunque el sexo sea, para mi, el 50%. Si no construimos la pareja desde el amor y la confianza, todo cuanto agreguemos en sexualidad, terminará restando en confianza.

Tanto los tríos como el swinger se basan en la confianza. Un amigo me dijo una vez "el límite del placer es la incomodidad de alguna de las partes" y la incomodidad siempre surge cuando una de esas partes no está convencida de dar el paso.

Generalmente se fantasea con personas de buenos atributos, bellas, o más bellas que uno o que la pareja de uno, pero cuando se llega a un nivel de aceptación de la pareja, cuando la complicidad y la confianza hacen que casi casi los dos sean uno, lo que se disfruta en realidad no pasa por los atributos físicos de quienes nos acompañan en esa aventura sino en la aventura por sí misma, y ya no importa "tanto" la cantidad de curvas ni el color de los ojos, o la musculatura sino de compartir un momento de placer en confianza, de conocer, de probar el sexo y lo que lo rodea en grata compañía, incluso en una cuasi amistad.

No es un trío o el intercambio de parejas, con todas sus posibilidades, la oportunidad de probar algo mejor en físico que nuestra pareja o de engañar con permiso, sino de disfrutar con ella, junto a ella y quienes se suman en un ambiente de confianza y respeto extremos, del placer de una faceta más de la sexualidad humana.

Otra forma de concebir un trío o el intercambio de parejas, que no sea a través de la pareja, termina por contener algo de egoísmo de alguna de las partes y deja de ser un "compartir" para ser un "me doy el gusto yo", con las consecuencias nefastas que ello conlleva, y en muchos casos es literalmente un salto al vacío.

Persepectivas


Compartir lo que contiene nuestra mente, nuestras pasiones, fantasías, miedos, es en definitiva compartir perspectivas de un mismo objeto que vemos, pensamos, vivimos desde lugares diferentes. La sabiduría está en reconocer que la perspectiva, de ninguna manera modifica al objeto.  Seguramente compartir nuestras perspectivas nos llevará a percibir otras dimensiones de algo, y cuando ese algo es el sexo terminamos por enriquecernos.

A veces es bueno despojarnos de la vergüenza y abrirnos al otro y a sus pensamientos,  y aceptar que muchas veces no es el mundo lo que está de cabeza.

lunes, 4 de mayo de 2009

Pausas


No siempre podemos apreciar la intensidad de ciertos momentos, tanto como cuando podemos tomar cierta distancia de ellos. Una pausa es en definitiva una parada, un descanso que nos ayuda tambien a reordenar infinidad de cosas. Sin hablar desde la necesidad, lo futilmente físico, lo hormonal, desde aquí, desde la pausa veo cada matiz, cada pincelada que conforma la sexualidad. Puedo apreciar un cuadro aún más amplio, aún más bello cuando pintan dos manos compartiendo los mismos sentidos. En ésta pausa he conocido que cuando dos amantes están de acuerdo en todo, no hay límites más allá de uno mismo.

A veces las pausas son más que un simple descanso y sirven para reorganizarnos, redescubrirnos, romper con viejos programas y reconstruirnos.

Ahora, para mi, todo es nuevo.

Licencia de Creative Commons
Todos los textos son propiedad intelectual del autor del blog. No se permite su uso, o publicación sin citar la fuente - "www.elaxe.blogspot.com". Las imágenes son propiedad intelectual de sus respectivos autores, y son utilizadas sin fines de lucro. All texts are licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at www.elaxe.blogspot.com