sábado, 11 de abril de 2009

Más allá


Más allá del cuerpo, del placer, más allá de la mente, de la pasión, donde las ténues fibras del alma se tocan suavemente con el universo, se halla el amor. Éste es el tesoro para aquellos pocos, que más allá de toda probabilidad, más allá de toda lógica, se atreven a amar incondicionalmente, incluso, más allá de la muerte.

Con ésta humilde reflexión, hoy hago un breve corte en la tela del erotismo, ésta que he pretenciosamente tejido aquí...

Me obsequio un leve espacio, una licencia del encaje y el labial, del vino y la seda, para sentir desde lo más profundo, desde donde nace el alma, la gratitud que solo un padre que vé nacer a un hijo pede sentir.

Recuerdo ahora ese amor blanco, albo y puro, estoy limpio, soy liviano... Soy feliz.

Bienvenida, hija mía!

martes, 7 de abril de 2009

Sirenas


Recorrí su piel con suavidad, lentamente, captando como el tiburón, cada pulso eléctrico que llenaba de vida sus músculos, debajo de esa piel marfilina, suave como la porcelana. Ella giró su cabeza levemente, como si la presencia de mis dedos la hubiesen hecho asomarse por un instante de su trance hipnótico, víctima sumisa de mi lengua. Lina, su compañera parecía dormitar gozando del placer que los besos de mi compañera, Laura le obsequiaban. El reloj se había detenido hacía rato, cuando al regresar de la fiesta los vestidos y mi traje cayeron al suelo. No me hice preguntas, tan sólo decidí guardarme ese momento. Como la brisa suave de las noches de verano, me acercaba, acariciaba, besaba y me alejaba. Los gestos de placer que me regalaban, sus miradas furtivas por debajo de las pestañas me llenaban de un placer etéreo. Sentía su placer como su fuera mío. Laura extendió un brazo, y con un gesto de su mano me invitó a compartir en todo aquel lecho. Lina entonces se acostó de espaldas y separó bien las piernas para que Laura pudiese lamer de ella el néctar que manaba. Laura se acomodó sobre sus rodillas y sus codos. Bebí de ella todo cuanto pude beber, sediento, insaciable, impregnándome de ella, mientras ella se impregnaba de Lina. Aquellos gemidos penetraban no por mis oídos sino ya por cada por de mi piel. Vibraba el aire. Me puse de pié y entré en ella, suavemente, profundamente. Tal era el candor, y la amplitud que éste provocaba, que sentí que yo era mínimo. Igualmente era imposible no sentir aquella calidez húmeda que con breves espasmos me aprisionaba. Las manos de Lina se mezclaban con los cabellos de Laura mientras el aire vibraba cada vez más fuerte, mi corazón galopaba, los cuerpos se contorsionaban con frenesí. Llené a Laura de mi, mis propios espasmos sincronizaban con los de ella, y los de ella con los de Lina, pero no todo terminaba allí. Lina se escurrió por debajo de Laura para beber lo que yo había dejado dentro de ella. Entonces sus manos recorrieron los glúteos encerados de su compañera separándolos aún más. Con un dedo bañado en mi semilla jugó con el ano de Laura, que palpitaba, que invitaba. Puse allí mi lengua entrando tranquilo, como dueño del tiempo. Me erguí y con el miembro aun con vida, entré nuevamente en ella. Permití educadamente que regulara la profundidad del movimiento mientras era yo víctima sumisa del calor que guardaba en su interior. Los jadeos, los gemidos iban in crescendo al punto del aturdimiento. Mis piernas temblaron, casi no me sostenían, maldije no estar en buen estado, entonces acabé por segunda vez, la última. Salí de Laura, observando como Lina lamía con los ojos entre cerrados aquella vulva enrojecida, como corría brillante el líquido cristalino por las piernas de Laura y cómo ésta permanecía en un orgasmo múltiple que parecía no terminar. Me senté sobre la cómoda absorto en aquella escena. Los gemidos tornaron chillidos de placer, inspiraciones profundas. La expresión en el rostro de Lina, a merced de la lengua de Laura avisaban que el orgasmo estaba cerca. Conocía yo esos orgasmos profundos, frenéticos que salían desde lo más profundo de su subconsciente. Permanecieron muy quietas unos instantes. Luego, como dos amantes se besaron, se acostaron cómodamente y me llamaron a su lado. Me sonreían, yo estaba azorado.

-- ¿Te gustó? -- me preguntaron sin dejar de sonreír.
-- Demasiado. -- respondí acercándome a la cama.

Fui hasta la cocina y regresé con tres copas y una de mis botellas Chardonnay blanc, que guardo sólo para compartir con mi pareja. Al entrar en la habitación yacían dormidas, abrazadas, sus piernas pulidas entre las sábanas, encaje mezclado desprolijamente con el raso. Volví a sentarme en la cómoda. Descorché el vino y me serví una copa mientras fijaba aquella imagen en mi mente.

-- Sirenas. -- susurré a la penumbra, luego bebí de mi copa.

El placer que daba verlas era una verdad absoluta, que encontrarla, bien hubiese valido el naufragio.


lunes, 6 de abril de 2009

Recuerdos


Te dije aquella tarde que no podía, que me resultaba incómodo faltar a mi palabra. Te dormiste bajo la sombra de un viejo níspero, me dejaste ver aquello que anhelaba, que vos sabías que anhelaba. Te vi indefensa, desprotegida, tu intimidad me llamaba por mi nombre. Tus palabras taladraban mi mente, aturdiendo mi conciencia. Nos habían dejado solos en aquella tarde de otoño, en la que poco a poco se acomodaron los números de aquella arcaica ecuación. Tus ojos entreabiertos, fijos en mi, expectantes me empujaron con fuerza irrefrenable. Abandoné la comodidad de mi sillón, dejando el diario en la mesa. Lo deseabas, eso me dijo tu sonrisa, tierna y libertina. Entonces, a sabiendas de aquella intimidad me arrodillé a tu lado, y te besé en silencio. Inmóvil esperaste ese instante en el que mi mano comprobó tu estado, deslizándose sutil como la brisa por debajo del encaje blanco, húmedo. Era para mi, lo insinuaste en la mesa, casi delante de todos, casi delante de tu esposo, pero no importaba. Separaste las piernas. Empapada, suave, calida, esperabas por mi, y yo estaba allí.

Te tomé de la mano aquella tarde y fuimos al quincho, detrás de la piscina, donde soñamos que soñábamos aquel sueño compartido. No te importaba que mi miembro tuviese dueña, ni a mi que tu calidez satisficiera la sed de otro hombre. Te amé antes como te amé entonces, y aunque el tiempo haya pulido un poco los recuerdos, esta tarde de otoño, sentado aquí debajo del níspero aún percibo tu perfume, tu humedad en mis dedos, el sabor dulce de tu boca, y la loca idea de revivir esa tarde se hace broca que horada mi cabeza.


Juegos de palabras


La atmósfera era algo tensa para mi. No era muy amigo de visitar iglesias, pero era aquella una ocasión especial. Había mucha gente, y no por casualidad, la pareja que formalizaba aquella mañana tenía muchos amigos y ambas familias eran numerosas.

Tras un discurso importante en tiempo y pesado en contenido - lo que a mi ocasional compañera, una joven prima de la novia a la que recién conocía, parecía causarle gracia, ya que la expresión de su rostro denotaba una picardía infinita, - el cura dijo:

-- ...Y que la infidelidad de uno no justifique la infidelidad del otro...

-- Aunque la fidelidad de uno nunca garantizará la fidelidad del otro. -- susurró la joven a mi oído mientras pasaba disimuladamente su joven diestra por mi entrepierna.

La miré entre sorprendido,  alagado y excitado, entonces acerqué mi boca a su oído y susurré.

-- Las relaciones humanas se rigen por bellos juegos de palabras.

 

miércoles, 1 de abril de 2009

Redescubrir es descubrir


No siempre se nos permite, o nos permitimos ver, después de un tiempo, aquello que ha sido fuente de tantos sueños. Cuando el tiempo pasa nuestros sentimientos se tornan somñolientos, la pasión descansa, envejece, hasta que en un momento impensado nuestros ojos redescubren aquella belleza que entonces se hace nueva.

No se daba cuenta de que yo la observaba, entonces percibí la pureza de sus movimientos. Sentada allí, sobre el sofá, jugando con su portaligas negro, el que había estrenado esa tarde conmigo. Recorrí su figura como quien aprecia la más fina escultura. Su piel marfilina parecía resplandecer con la luz plomiza de una enorme luna que se filtraba entre las cortinas. Levantó la vista y me vio allí en el umbral. Su sonrisa me cautivo como me había cautivado cada vez que se dibujaba en ese rostro perfecto, dulce y decidido. Ella no tenía edad, jamás la tendría, porque era para mí como en el primer día, hacía ya tantos días.
Estiró su diestra, llamándome en silencio, contesté con una muda sonrisa. Ella inclinó su cabeza a un costado, señal de dulce insistencia. Me acerqué sin apartar la mirada de su mirada, del brillo de sus ojos, de esa exacta mixtura de lujuria e inocencia. Una vez frente a ella me detuvo poniendo sus manos en mis caderas. Desabrochó mis jeans y bajó la bragueta. Luego sentí su mano juvenil, buscando su preciado dulce, el toque de aquellos labios rojo fresa anticiparon la suave y cálida la humedad de su boca que un instante después me devoraban. Mis piernas temblorosas apenas me sostenían ante la descarga inevitable, de ese relámpago que sacudía cada una de mis fibras. Quise gritar, pero en cambio escapó de mi boca un apagado gemido, mientras aquella dulce tortura se hacía placer insoportable en manos de mi torturadora. Tal era su concentración, tal era su fuerza que ambos éramos uno. Entonces fue un hecho lo inevitable, me bebía si dejar escapar mi hombría de entre sus labios, mientras mis dedos se aferraban a su cabello negro ensortijado.
Apartó despacio su rostro, sonreía, pero ahora notaba yo la chispa de la lujuria que se hacía fuego en sus ojos color miel. Su lengua enjugó sus labios, mientras sus brazos me arrastraban hacia el suelo. Yo accedí. Me arrodillé frente a sus piernas mientras éstas me daban espacio. Mi olfato fue acariciado por su primordial perfume, puro y encantador, como el que dan las flores en las mañanas de primavera. Mi lengua fue prudente. Recorría feliz aquella fuente, primero sus bordes, luego, y de a poco pero decididamente se zambulló en la calida humedad rosada, en cada uno de sus pliegues. Sentía su corriente, la rítmica danza de su vientre, sus gemidos, sus dedos buscando el instrumento de su placer. Bebía de ella como el peregrino que bebe de un oasis en el desierto. Entonces sus dedos se atenazaron de mis cabellos y aquella fuente se transformó en cascada, preámbulo inequívoco del orgasmo que llegaba, y yo más lamía, más hurgaba. Lanzó desde su garganta la música que el placer había compuesto para mi placer, entonces alejé mi rostro de aquella fuente, de su agua y su perfume, mientras ella seguía moviendo su vientre en ritmo descendente.
Recuerdos dispersos llenaron mi mente. Fotografías viejas, de viejas alegrías compartidas. Historia de uno que era de dos. Me di cuenta de que el tiempo no corrompe, estaciona, realza los sabores.
Ella giró y se me dio la espalda, sus brazos descansaban en el respaldo del sofá. Me miró por sobre su hombro, con las rodillas sobre el enorme almohadón. Sonrió perversa, yo sabía, no hacían falta ya las palabras. Separó las piernas ofreciéndose en un todo, y como cada vez desde hacía ya tanto tiempo, entré en ella por cada lugar que podía cobijar mi miembro.

Pasaron cálidos y apasionados segundos, que para el reloj fueron horas. Ella encendió un cigarrillo y levantó de la pesada mesa ratona su copa de vino, sus ojos brillaban a la luz de las velas. Me miró con la ternura de quien ama y yo admiré aquel rostro marfilino de facciones juveniles que, aunque ya no tan cerca de la juventud irradiaban esa luz que desde alguna vez, varios años atrás me había cautivado.

-- Feliz aniversario, mi amor. -- sonrió.
-- Feliz aniversario, mi amor. -- sonreí.

Y me llenó la felicidad de saberla mía, de redescubrir por enésima vez, cada valle y cada montaña de su continente, pero por sobre todo me llenó la emoción de saber que nuestras almas seguían caminando juntas para recorrer este mundo tomadas de la mano.

Redescubrir algo viejo termina siendo descubrir algo nuevo, porque cada vez que nos miramos encontramos a alguien distinto.
Licencia de Creative Commons
Todos los textos son propiedad intelectual del autor del blog. No se permite su uso, o publicación sin citar la fuente - "www.elaxe.blogspot.com". Las imágenes son propiedad intelectual de sus respectivos autores, y son utilizadas sin fines de lucro. All texts are licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at www.elaxe.blogspot.com